sábado, 2 de marzo de 2013

LA AMAZONA

 
 
CAPÍTULO 9


Una discreta tosecilla me despertó a la mañana siguiente. Abrí los ojos y me encontré con Egj flotando por encima de mis pechos desnudos y con una expresión más que satisfecha en su rostro sonriente. Bostecé y me estiré sin el menos pudor mientras Lars se apresuraba a levantarse para ir a buscar nuestras ropas.

- Adru os espera en la biblioteca –dijo el fuego fatuo conteniendo la risa.

- Gracias, Egj –respondí sonriendo y tomando las ropas que Lars me alargaba- Enseguida vamos.

Egj siguió revoloteando por encima de nosotros sin quitar ojo de mi anatomía.

- ¿Podrías esperar fuera mientras nos vestimos? –dijo Lars con el ceño fruncido.

- ¿Por qué? –preguntó el fuego fatuo alzando las cejas con fingida sorpresa.

- Queremos un poco de intimidad.

- No tenéis tiempo para eso –dijo Egj lanzándole una mirada significativa.

Lars enrojeció y le miró iracundo.

- No íbamos a hacer eso –gruñó levantándose y dando manotazos al aire para desplazar al fuego fatuo hasta llevarlo fuera de la habitación. Después, cerró la puerta con firmeza.

- Uff, menudo descaro –refunfuñó cogiendo la ropa y empezando a vestirse.

- Jajaja –le miré divertida- Así que no quieres que echemos un polvo rápido, ¿eh?

El joven sonrió y se quitó la ropa que acababa de ponerse.

- Estoy a tu disposición, mi dama –dijo haciendo una pequeña inclinación.

- ¿De veras?

Le tomé por la cintura y le arrojé sobre la cama, luego le abrí las piernas y me apoderé de su polla.

- Esto requiere una estimulación rápida –dije sonriendo antes de metérmela en la boca.

Como no era demasiado larga, me entró entera y comencé a chuparla con parsimonia al tiempo que masajeaba los huevos.

Enseguida el pene se endureció y comencé a sacarlo y meterlo de mi boca con un ritmo más rápido mientras mi lengua recorría toda la parte inferior desde la base hasta la punta, y mis dientes se cerraban en torno a ella sin apretar, sólo con el más leve de los roces. Cuando noté que estaba muy cerca de eyacular, la saqué y tumbándome frente a él, dirigí su polla con mis manos hacia la entrada de mi vagina.

Inmediatamente, el joven la introdujo hasta el fondo con un poderoso movimiento de pelvis y noté cómo rozaba las paredes de mi interior. Sus embestidas fueron haciéndose más fuertes y rápidas y mis caderas comenzaron a seguir sus movimientos casi sin que me diera cuenta.

Unos segundos después, cogí sus testículos y me los introduje también en la vagina dilatada y Lars soltó un suspiro embelesado cuando estuvo completamente dentro de mí.

Seguimos moviéndonos al unísono, totalmente ajenos a todo, excepto al placer que sentíamos hasta que un golpecito en la puerta nos hizo volver al presente.

- ¿Estáis listos? –sonó la voz cantarina de Egj al otro lado de la puerta.

- Enseguida estamos contigo –resoplé sin dejar de moverme al mismo ritmo de las embestidas de Lars- Sólo es cuestión de segundos.

- Uff, y decía que no ibais a hacerlo –refunfuñó el pequeño fuego fatuo.

En ese momento, y casi simultáneamente, nos corrimos los dos con un suspiro de placer.

Después nos lavamos con el agua que había en una jarra y nos vestimos apresuradamente.

- Ya era hora –dijo Egj mirando a Lars con resentimiento.

- Será mejor que nos lleves con Adru –dijo el joven astrólogo con gesto digno.

El fuego fatuo nos guió de nuevo hasta la biblioteca de la torre donde nos aguardaba el mago.

- ¿Habéis dormido bien? –preguntó levantándose del sillón de cuero donde había estado leyendo.

- Han hecho algo más que dormir –rió entre dientes Egj.

Lars le atravesó con la mirada.

- Te agradecemos profundamente tu hospitalidad –dijo después a Adru con cortesía.

- Hemos descansado y estamos listos para ir a la ciudad –respondí a mi vez.

- Sentaos –dijo el mago señalando dos sillones que había enfrente del suyo- Entrar en Tornor no será difícil porque tengo entrada franca allí, pero llegar hasta Moonshadow es otro cantar.

- Tenemos que intentarlo –dijo Lars con firmeza- Tengo que averiguar qué ha sido de mi hermano.

- ¿Y si no está allí? –preguntó Adru mirándole a los ojos- O puede que haya muerto al intentar conseguir la ayuda del hechicero.

Lars bajó la cabeza con dolor al pensar en esa posibilidad, pero después volvió a alzarla con gesto de desafío.

- No voy a abandonar ahora –respondió clavando sus ojos oscuros en los del mago- Si es necesario iré yo solo.  

-No, no vas a ir solo –dije inmediatamente apoyando una mano sobre su hombro- Adru, no tienes que acompañarnos a la guarida de Moonshadow, sólo te pedimos que nos ayudes a entrar en la ciudad.

- Está bien –suspiró después de un momento- Os acompañaré y os ayudaré en todo lo que pueda. Muad me ha pedido que os trate de la misma forma que lo haría con él y le debo demasiado para desoír sus deseos.

- Te lo agradecemos mucho –dijo Lars con alivio.

- Será mejor que nos pongamos en marcha –dijo el mago levantándose decidido.

Después de un rápido desayuno, nos dispusimos a partir hacia Tornor.

- Creo que sería conveniente que dejaras a tu montura aquí –me sugirió Adru.

- Sí, tienes razón –dije mostrándome de acuerdo- Pero Kiba puede ser útil, así que nos acompañará.

Pregunté por mis alforjas y al instante el fauno apareció como por arte de magia llevándolas sobre sus hombros.

- Muchas gracias, pequeño –dije cuando me las entregó.

Rebusqué en su interior hasta que di con mi ballesta y una docena de saetas. Me la colgué del cinturón de cuero que rodeaba mi cintura, al lado contrario de donde llevaba la espada. Luego, volví a meter la mano hasta que saqué la pequeña espada que ya había usado Lars contra los trolls y se la entregué.

- Espero que la uses con tanta habilidad como la última vez –dije pasándole la correa de la vaina por la cintura y sujetándosela con firmeza.

Lars asintió pasando las yemas de los dedos por el suave cuero de la funda.

- ¿Todos listos? –preguntó el pequeño fuego fatuo desde el hombro de Adru.

- ¿Él también viene? –inquirió Lars atónito.

- Por supuesto –sonrió el mago- Egj puede ser de gran ayuda.

- Hum... sí... desde luego –repuso mi compañero con escepticismo.

Emprendimos el camino atravesando el río Elhude por el puente que había a pocos metros del torreón de Adru y llegamos ante las puertas de Tornor en menos de dos horas.

El joven hechicero apoyó su mano sobre una hendidura que había en las macizas puertas y un resplandor azulado nos envolvió durante unos instantes antes de que las puertas se abrieran lentamente.

- Es un sistema de seguridad infalible –comentó Adru cuando entramos en la ciudad- Se trata de un conjuro capaz de reconocer la magia que posee cada uno de los magos que tenemos acceso a la ciudad.

- ¿De qué manera habrá podido entrar tu hermano? –pregunté entonces a Lars.  

- Se las habrá arreglado de una forma u otra –respondió el astrólogo seguro- Nunca se detiene ante nada.

Eché un vistazo a mi alrededor y me quedé asombrada ante lo que veían mis ojos. Estábamos rodeados de edificios de formas tan esbeltas y extrañas que sólo podían sustentarse mediante la magia. Los materiales con los que habían sido construidos eran de lo más variopinto y extravagante. Algunos de los edificios eran de cristal y se podía ver a través de las paredes lo que estaban haciendo en cada momento sus ocupantes, otros estaban recubiertos de plata y el brillo que despedían al reflejar los rayos del sol, hacía que tuviéramos que entrecerrar los ojos.

Entre dos enormes edificios de ágata y cuarzo había una especie de fuente que proyectaba hacia el cielo un chorro de agua que parecía congelada pero en cuyo interior nadaban peces rojos, amarillos y azules. Y un poco más lejos, vimos un hermoso árbol lleno de pájaros de plumas de brillantes colores que entonaban un canto tan dulce que sentí un deseo irrefrenable de sentarme junto a él para oírlo durante toda la eternidad. Pero Adru, ajeno a las maravillas que encerraba la ciudad, tiraba de nosotros cuando nos deteníamos y continuaba caminando con determinación.

Por fin se detuvo a pocos metros de una gigantesca torre de obsidiana. No tenía ninguna ventana y las paredes eran tan lisas como el cristal.

- Ésa es la torre de Moonshadow –dijo Adru señalando con la cabeza.

- ¿Cómo vamos a entrar? –pregunté mirando las negras paredes que no dejaban entrever ni la más pequeña grieta- ¿Y dónde demonios está la puerta?

- Está camuflada, por supuesto –respondió el mago.

- ¿Puedes abrirla con tu magia? –preguntó Lars mirando especulativamente al joven hechicero.

- Moonshadow es un mago de nivel 7 –dijo entre dientes- Yo sólo soy un aprendiz a su lado. Así que, lamento desilusionarte, pero mis conjuros no pueden deshacer los suyos.

- Uff, ¿y qué vamos a hacer? –pregunté frustrada.

- Bueno, por eso traje a Egj –sonrió el mago mirando al pequeño fuego fatuo que descansaba sobre su hombro- Tiene la capacidad de absorber la magia de algunos conjuros y hacer que dejen de surtir efecto.

- Magnífico –exclamó Lars animándose al momento.

Egj agitó las alas y revoloteó frente a su cara.

- ¿No creías que debía haberme quedado en casa? –preguntó socarrón.

- Retiro cualquier palabra o pensamiento ofensivo hacia tu persona –dijo Lars muy serio y el fuego fatuo sonrió más aún.   
- Está bien –dijo acercándose a la torre de obsidiana- Voy a intentarlo. 

Apoyó sus diminutas palmas en el frío muro y después de un momento, el brillo dorado que lo envolvía comenzó a extenderse por las paredes de la torre. De pronto,una parte del muro se deslizó hacia un lado dejando entrever un oscuro pasadizo. Nos asomamos con precaución y después de comprobar que el pasadizo estaba vacío, nos adentramos en él.



24 comentarios:

  1. Gracias por otro excelente capitulo!!! Con cari~o, Edmarie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Edmarie, me alegro de que te guste y gracias por comentar. Besoss.

      Eliminar
  2. Buen capi Minu, me muero por saber qué les espera tras las puertas, jeje
    ¡Feliz finde!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ana. Pues seguro que no les espera nada bueno, jajaja. Besoss.

      Eliminar
  3. jaja me encantó la escena en la habitacion *-* en tan EGJ jajajaja Está perfecto!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Saito. Jajaja, es que me lo imagino tan monoo con su gorrito verde revoloteando por ahí. Besoss.

      Eliminar
  4. Gracias por el capi, muy bueno!!!!!!!!!!!!!!
    Que habrá detrás de la puerta????????

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Lu. Pues algo muuuy malo, como todos os imagináis, jajaja. Besoss.

      Eliminar
  5. Que gran capítulo, pero ahora me voy a quedar sin uñas a la espera de saber lo que encuentran al final del pasadizo. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ilnag. Pues tendré que darme prisa para que no te quedes sin uñas... ^_^
      Besosss.

      Eliminar
  6. Gracias Minu otro capitulo fantastico, un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Yaya, me alegro mucho de que te haya gustado, pronto habrá más. Besoss.

      Eliminar
  7. Hola Minu!!! espero tengas un lindo día, besos<3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Lu. Te deseo lo mismo para ti. Besoss.

      Eliminar
  8. Hola Minu me encanta la amazona cada dia se pone mas interesante se pierde uno en el capitulo y se me hacen cortitos pero va espectacular espero la sigas pronto
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Onodera. Qué bien que te guste la historia. Enseguida pondré nuevos capítulos. Besoss.

      Eliminar
  9. Hola Minu gracias por otro capitulo,feliz domingo besosssssssssssss...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, MLuisa. Gracias a ti por comentar y feliz domingo aunque falte tan poco para terminar. Besosss.

      Eliminar
  10. estupendo capitulo. A ver que nos espera al final del pasadizo, esto se pone cda vez mas emocionante...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, María. Pues no te preocupes, que pronto podrás leer el siguiente. Besoss.

      Eliminar
  11. Hola y un buen Domingo, mil gracias por esta maravilloso capi, me gusto .mucho, besos Minu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mª Luisa. Me alegro de que te haya gustado el capítulo. Besoss.

      Eliminar
  12. Fina. excelente capitulo, me gusto el Egj, es un picaro, gracias por tu trabajo, por compartir, besos, chao
    Que pases una feliz semana, chao

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Fina. Gracias por comentar y feliz semana para ti tammbién. Besosss.

      Eliminar